La ruta comenzará cerca de Punta Brava y terminará en Rambla de Castro. Con una distancia de 5,47km, disfrutarás de la brisa del mar y de paisajes totalmente diferentes e impresionantes como es la Casona en ruinas de Los Castro.

Con la llegada de la primavera y para aprovechar el buen tiempo que hemos tenido estos días, queremos compartir con ustedes una ruta para despejar tu mente y sentirte en el paraíso.

Para comenzar la ruta desde el Puerto de la Cruz tienen que acercarse al Hotel Maritim, cerca de Punta Brava. A unos 300 metros de la entrada del parking del hotel, encontrarán un cartel indicando el comienzo del sendero que les llevará a su destino, parando primero en la Playa de Los Roques.

El sendero, de forma semicircular les ofrece una panorámica completa de la playa y la costa. El recorrido que bordea el acantilado desde el Maritim hasta la parte baja de La Romántica es de un poco más de un kilómetro. A la mitad de este sendero hay una división en tres caminos, uno baja hacia la playa de Los Roques, otro es por el que han estado caminando y el tercero sube hacia la Urbanización La Romántica, donde continuarán la segunda parte de la ruta.

Es muy recomendable hacer una parada antes de seguir la segunda parte del recorrido y bajar a la playa de Los Roques, es un lugar paradisíaco donde estarán en contacto directo con la naturaleza.

Para continuar la ruta hay que salir a la zona urbana nuevamente, lo bueno es que la señalización es perfecta, no hay pérdida, desde el primer cartel que encontraron al iniciar el camino que decía “hacia el Mirador de San Pedro y La Casona” encontrarán un par de señales más en las calles de la urbanización que les llevará a la otra parte saliente del acantilado, donde se alza la urbanización y desde donde podrán observar toda la costa de Los Realejos, y a lo lejos, San Juan de la Rambla.

Por este camino rodeado de palmeras canarias, cardonales y pequeños dragos encontrarán la segunda parada, la de la casa de la Gordejuela, antiguo elevador de aguas de Tenerife y donde funcionaba la primera máquina a vapor de la isla.

La tercera parada es en el Fortín de San Fernando, esta fortaleza levantada en plena Rambla de Castro, protegía la zona de ataques piratas muy frecuentes en el siglo XVII.

Seguidamente, la Casona de los Castro, imponente edificación recientemente rehabilitada por el Ayuntamiento de Los Realejos, su pasado se remonta a los tiempos de la conquista de la isla, cuando el Adelantado Fernández de Lugo recompensó a Hernando Castro, mercader de la época, con una buena porción de tierras por su colaboración en la conquista.

Después de visitar la Casona y como última parada, suben hacia el Mirador San Pedro, allí encontrarán la Ermita de San Pedro, construida en el siglo XVI por Pedro de Castro Navarro y un acogedor restaurante donde podrán reponer fuerzas después de la caminata.

Aquí te dejamos un enlace que te puede servir de ayuda para guiarte, solo tienes que hacer click en el mapa:

Esperamos que se animen a disfrutar de estos días primaverales y de nuestros hermosos paisajes además de pasar un rato diferente, con familia, amigos o por qué no, en soledad, para despejar lamente,

¡Así que no lo dudes, ponte tus tenis y libérate de la rutina!